Decálogo Ético

El siguiente decálogo se compone de los estándares éticos encaminadas a salvaguardar el derecho de la sociedad de conocer la verdad sobre cualquier hecho.

  1. Ser honestos e independientes, económica y editorialmente, de intereses particulares, de gobierno o de grupos de poder.
  2. La labor informativa se desarrolla exponiendo los hechos y opiniones de interés público apegados a la realidad con veracidad, exactitud, justicia, contraste y oportunidad.
  3. Evitar todo tipo de discriminación, sea ésta cualquier estereotipo racial, social, sexual, moral, religioso, por opiniones políticas, nacionalidad o cualquier otro.
  4. Respetar los valores universales, derechos humanos y la diversidad de culturas de las personas, así como fomentar el respeto a la legalidad.
  5. Asumir, en toda denuncia, que quien acusa tiene la obligación de probar lo que dice, y presumir que las personas acusadas son inocentes, mientras no se pruebe lo contrario.
  6. Aclarar o rectificar inmediatamente cuando se cometa un error informativo.
  7. Garantizar el derecho de réplica y buscar presentar todas las versiones de un hecho informativo.
  8. Respetar la vida privada, la dignidad y la intimidad de las personas. Hacer públicos hechos de carácter privado sólo cuando adquieran interés público.
  9. Guardar el secreto profesional acerca de la fuente de las informaciones obtenidas confidencialmente. La confidencialidad de la fuente es garantía del derecho de los lectores a una información libre y veraz. El periodista debe mantener una relación de confianza, independencia y respecto con sus fuentes.
  10. Es inaceptable el plagio, la distorsión informativa mal intencionada, la calumnia, la maledicencia, la difamación, las acusaciones sin fundamento y la aceptación de alguna gratificación a consecuencia de la publicación o censura de alguna información.